Compost

¿Qué es?

El compost es un producto fertilizante natural o enmienda para la tierra que se obtiene de la degradación de restos de comida y vegetales –biorresiduos– mezclados con materiales leñosos y secos que funcionan como estructurante.

Propiedades del compost

Propiedades químicas

Propiedades químicas

Aumenta la disponibilidad de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), hierro (Fe) y azufre (S)

Incrementa la eficiencia de fertilización

Estabiliza la reacción del suelo (el pH, su índice de acidez)

Aumenta los macronutrientes y micronutrientes

Inactiva los residuos de plaguicidas debido a su capacidad de absorción

Inhibe el crecimiento de hongos y bacterias que afectan a las plantas

Propiedades físicas

Propiedades físicas

Incentiva la actividad microbiana

Actúa como soporte y alimento de los microorganismos

Incrementa la capacidad de retención de humedad

Retiene energía calorífica

Mejora la porosidad, permeabilidad y aireación del suelo

Permite una mayor esponjosidad y retención de agua

Propiedades biológicas

Propiedades biológicas

Reduce la erosión del suelo

Incrementa la capacidad de retención de humedad

Usos del compost

El compost tiene diferentes aplicaciones en función de su grado de madurez y del tipo de cultivo al que se destina. La época más adecuada para aplicarlo es la primavera y el otoño, ya que el suelo está más caliente y la aportación de compost favorece la actividad de los microorganismos y el desarrollo de las plantas.

El compost fresco es el que tuvo un período de madurez corto y en el que se aprecia aún material sin descomponer. Se usa principalmente como protección frente a los cambios de temperatura y de humedad, en especial frente a las heladas. Además mejora las características del suelo y evita la aparición de malas hierbas.

El compost maduro se distingue por su textura terrosa, su color oscuro y su olor a bosque. Su uso principal es como fertilizante en cultivos, jardines o plantas domésticas.

En el jardín

En el jardín

Distribuye el compost durante dos semanas apenas comenzada la primavera (entre 0,5 y 4 kilos por metro cuadrado). Después siembra y pon a los costados de los cultivos un poco de compost durante la etapa de crecimiento para un lento suministro de nutrientes.

Plantas domésticas

Plantas domésticas

Mezcla un 20 % de compost con tierra en la maceta.

Pon una capa de 10 centímetros de espesor de compost alrededor de las plantas perennes en otoño.

Té de compost. Agrega varios puñados de compost en 20 litros de agua y déjalo así un par de días. Mézclalo diariamente. Diluye el líquido hasta que parezca un té negro y utilízalo para alimentar a las plantas, árboles y jardines.

Calidad de las analíticas